Consejos
Diferencias entre mucolítico y expectorante

Diferencias entre mucolítico y expectorante

2022-02-17/

Diferencias entre mucolítico y expectorante

Durante el invierno es normal que se manifiesten determinados síntomas asociados a las infecciones respiratorias propias de la estación, como secreción, congestión nasal, tos… Síntomas a los que tradicionalmente no solemos dar demasiada importancia, recurriendo en muchos casos a la automedicación para hacerlos desaparecer lo antes posible en lugar de recurrir a un profesional sanitario.

Esto es un error y puede suponer un riesgo por varias razones: muchas veces estos síntomas pueden estar relacionados con enfermedades, pero también puede suceder que se confundan los tratamientos disponibles y no se tome el fármaco adecuado.

Un claro ejemplo de confusión es la que se da con los mucolíticos y los expectorantes. Ambos están destinados a tratar la tos, favoreciendo la eliminación de las secreciones bronquiales y minimizando así el riesgo de sobreinfección, pero que difieren en la forma de conseguir dicho objetivo.

Por ello siempre es importante consultar con los profesionales sanitarios. Más si cabe a raíz del surgimiento de nuevas enfermedades, como la COVID-19, que por algunos de sus síntomas puede confundirse con una gripe o un resfriado.


Qué son los expectorantes y los mucolíticos

En primer lugar conviene aclarar que expectorar, según el Diccionario de Términos Médicos de la Real Academia Nacional de Medicina de España (RANM), significa "expulsar por la boca, mediante la tos, las flemas y secreciones contenidas en las vías respiratorias bajas".

Los expectorantes, por tanto, son aquellas sustancias que tienen como principal objetivo facilitar la expulsión del esputo por diferentes métodos, como el estímulo del reflejo de la tos, permitiendo así impulsar la secreción hacia la faringe y su expulsión por expectoración o deglución.

En el caso de los mucolíticos, según el Diccionario de Términos Médicos de la RANM, el término hace referencia a aquella sustancia "que disuelve o es capaz de disolver el moco, o de reducir su viscosidad".

Los mucolíticos, por tanto, son aquellos fármacos que tienen la capacidad de destruir las estructuras quimicofísicas de la secreción, consiguiendo que disminuya su viscosidad y favoreciendo su expulsión de una manera más rápida y sencilla. De esta forma se evita su retención y se disminuye la frecuencia e intensidad de la tos.

La fluidificación de la secreción que producen los mucolíticos puede considerarse como una ayuda a los mecanismos fisiológicos de la expectoración.


Para qué se usan los mucolíticos y los expectorantes

La tos es uno de los síntomas de enfermedades como el resfriado. Su presencia suele indicar que existe un exceso de mucosidad nasal que, al bajar hacia la faringe, necesita ser expulsada provocándose el reflejo de la tos para aclarar la zona.

Por ello, tanto los mucolíticos como los expectorantes se utilizan para favorecer la eliminación de las secreciones bronquiales pero, mientras que en el primer caso esto se consigue disminuyendo su viscosidad, en el segundo caso se consigue al potenciar los movimientos del árbol respiratorio para facilitar la expulsión del moco de las vías bronquiales.

Por ello, para combatir la tos, es importante tener en cuenta las características de los diferentes tratamientos disponibles, optando por los mucolíticos si lo que se desea es favorecer la homeostasis del moco, del árbol respiratorio laringo-tráqueo-bronquial.

Entre éstos se encuentran aquellos indicados en catarros y gripes y que contienen principios activos como el ambroxol o la acetilcisteína, que actúan reduciendo la viscosidad de los mocos y flemas, facilitando su expulsión.

Estos productos están disponibles en farmacias donde podrán aconsejarte sobre su uso. El farmacéutico, como profesional sanitario, es quién podrá encontrar la solución que mejor se adapte a tus síntomas y necesidades. No obstante, si el problema persiste, es recomendable solicitar atención médica.



Bibliografía

  1. El mejor mucolítico según el tipo de tos. Normon. [Internet] 2016 [consultado el: 09/12/2021] Disponible en: https://www.normon.es/articulo-blog/el-mejor-mucolitico-segun-el-tipo-de-tos

  2. Expectorar. Diccionario de Términos Médicos, Real Academia Nacional de Medicina de España. [Internet] [consultado el: 20/01/2022] Disponible en: http://dtme.ranm.es/buscador.aspx?NIVEL_BUS=3&LEMA_BUS=expectorar

  3. Garrote, Antonieta. Antitusígenos, expectorantes y mucolíticos. Revista Offarm. Elsevier [Internet] 2006 [consultado el: 09/12/2021] Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-antitusigenos-expectorantes-mucoliticos-13084463

  4. Mucolítico. Diccionario de Términos Médicos, Real Academia Nacional de Medicina de España. [Internet] [consultado el: 20/01/2022] Disponible en: https://dtme.ranm.es/buscador.aspx?NIVEL_BUS=3&LEMA_BUS=mucolitico

  5. Martín-Aragón, S. y Benedí, J. Farmacoterapia mucolítico-expectorante. Elsevier. [Internet] 2004 [consultado el: 09/12/2021] Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-farmacoterapia-mucolitico-expectorante-13057200

Últimos artículos

Configuración de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.