Consejos
Cómo cuidar la garganta frente al frío

Cómo cuidar la garganta frente al frío

2022-10-11/

Cómo cuidar la garganta frente al frío

¿Cuántas veces has oído la frase de tápate la garganta que hace frío?

Y es que en muchas ocasiones, bajo la sabiduría popular subyacen verdades que es importante tener en cuenta si queremos evitar problemas.

Entender cómo afecta el frío a esta parte de nuestro cuerpo, conocer los factores de riesgo que puedan aumentar su vulnerabilidad, así como ciertas medidas de prevención a tener en cuenta, son aspectos clave con los que proteger la garganta frente a la bajada de las temperaturas.


¿Cómo afecta el frío a la garganta?

Las bajas temperaturas pueden afectar a nuestra garganta de varias formas.

Por un lado, con la llegada del otoño y el invierno solemos permanecer más tiempo en espacios cerrados, con escasa ventilación y un ambiente excesivamente seco debido al uso de las calefacciones. Entornos propicios para que la contaminación interior o las sustancias irritantes que circulan por aire, afecten a nuestras gargantas.

Por otro lado, las estaciones más frías del año son las favoritas de virus, como los del resfriado común o la gripe, y de bacterias como la causante de la amigdalitis estreptocócica. Molestos seres que encuentran en la garganta un espacio de anidación perfecto.[1]

La principal consecuencia de enfrentarnos a alguna de estas situaciones será la de padecer el tan temido dolor de garganta, caracterizado por determinados síntomas como: [2]

  • Picor o sensación de irritación en la garganta.
  • Dificultad o molestias al tragar o hablar.
  • Inflamación de los ganglios en la zona del cuello o la mandíbula.
  • Amígdalas rojas e inflamadas o presencia de pus en las mismas.
  • Afonía o voz ronca y apagada.

En cuanto a los factores de riesgo, es importante tener en cuenta que entre el 85 % y el 90 % de las veces que existe un malestar en la garganta, éste está causado por infecciones virales. [3]

Otros factores como la edad o tener una inmunidad debilitada son aspectos importantes a tener en cuenta.


Consejos para proteger tu garganta frente al frío

La prevención es una de las mejores armas en materia de salud.

En este sentido, la mejor manera de cuidar tu garganta durante los meses más fríos del año pasará por adoptar ciertos hábitos y evitar posibles infecciones como las provocadas por los virus de la gripe y los resfriados.

Toma nota:[1][2] [4]

  • Cuando haga demasiado frío no permanezcas en la calle durante demasiado tiempo, especialmente en las primeras horas del día y las últimas de la noche. Si no puedes evitarlo, abrígate bien y usa accesorios como bufandas o fulares que protejan bien el cuello.
  • Evita los cambios bruscos de temperatura y usa humidificadores en los espacios cerrados.
  • Bebe agua y líquidos de forma abundante y constante. Favorecerá que las mucosas de la garganta se humedezcan, estén hidratadas y más protegidas frente a infecciones.
  • Evita forzar la voz o gritar en exceso. La garganta y las cuerdas vocales son zonas muy delicadas.
  • Evita el tabaco. Fumar o inhalar el humo del tabaco cuando el clima es frío aumenta las probabilidades de dolor de garganta.
  • Mantén una dieta equilibrada y rica en frutas, como los cítricos, para aportar a tu organismo las vitaminas necesarias para reforzarlo.
  • Mantén una rutina de sueño saludable. El descanso es uno de los pilares básicos para el buen funcionamiento del cuerpo.
  • Cuida las medidas de higiene lavándote con frecuencia las manos, desinfectando con frecuencia los interruptores, pomos y mandos a distancia de tu hogar, evitando compartir alimentos, vasos o cubiertos, etc.

Si a pesar de haber puesto en práctica estas sencillas pautas el frío daña tu garganta, provocando dolor, puedes hacer uso de productos naturales como la miel, muy útil para hidratar, nutrir, reparar y proteger esta zona del cuerpo gracias a sus propiedades.

También existen productos sanitarios, como aquellos que contienen ácido hialurónico y extractos naturales en su composición, que recubren e hidratan la cavidad oral y la mucosa de la garganta aliviando la sensación de sequedad, picazón y dolor, y protegiéndola de la influencia de factores externos irritantes como bacterias o virus.

Estos productos están disponibles en farmacias, donde podrán aconsejarte sobre su uso. El farmacéutico, como profesional sanitario, es quién podrá encontrar la solución que mejor se adapte a tus síntomas y necesidades. No obstante, si el problema persiste, es recomendable solicitar atención médica.



Bibliografía

  1. ¿Cómo afecta el frío a tu salud? Tu canal de salud. 2020. [Acceso: 19 de septiembre de 2022] Disponible en: https://www.tucanaldesalud.es/es/tusaludaldia/articulos/afecta-frio-salud#:~:text=La%20doctora%20Dolores%20S%C3%A1nchez%20Manzano,y%20cause%20una%20infecci%C3%B3n%20viral%22

  2. Dolor de garganta. Mayo Clinic. 2020. [Acceso: 19 de septiembre de 2022] Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sore-throat/symptoms-causes/syc-20351635

  3. Graham J. Worrall. Acute sore throat. Can Fam Physician. 2007. [Acceso: 19 de septiembre de 2022] Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18000276/

  4. MaryAnn De Pietro. Eight home remedies for treating a cold. 2017.[Acceso: 19 de septiembre de 2022] Disponible en: https://www.medicalnewstoday.com/articles/316302

Últimos artículos

Configuración de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.