Consejos
Tos seca: causas y tratamiento

Tos seca: causas y tratamiento

2022-12-02/

Tos seca: causas y tratamiento

Cuando hablamos de tos, a menudo se nos vienen a la cabeza esas noches que pasamos en vela por su culpa, o esas miradas incómodas en el teatro cuando tenemos un ataque repentino en el momento más inoportuno de la actuación.

Pero al margen de las molestias que ocasiona, es importante saber que la tos es una gran aliada de nuestro organismo ya que nos permite expulsar de las vías respiratorias determinados elementos, como por ejemplo las partículas de polvo, funcionando como un verdadero sistema de defensa de nuestro cuerpo.

Pero ¿qué provoca y cómo puede tratarse la tos?


Causas y diagnóstico de la tos seca

Antes de adentrarnos en las causas es importante diferenciar los diferentes tipos de tos que existen.

En este sentido, los profesionales médicos suelen diferenciar entre tos productiva y no productiva.

  • En el caso de la tos productiva, el término hace referencia a aquel tipo de tos que va acompañada de mucosidad y que se produce por la estimulación de los nervios de las vías respiratorias bajas.
  • En el caso de la tos no productiva o seca, ésta se caracteriza por la ausencia de dicha mucosidad y se produce por estímulos irritativos sobre la faringe, la laringe y las vías respiratorias altas. Como consecuencia aparecen molestias como picores, irritación o dolor de garganta.

Por otro lado, la duración también supone un factor determinante a la hora de clasificar la tos. Si atendemos a esta variable podemos encontrar:

  • La tos aguda, que normalmente desaparece después de tres semanas.
  • La tos crónica, según la Asociación Americana del Pulmón podemos hablar de tos crónica cuando su duración es superior a las 8 semanas. [1]

Por su parte, la tos nerviosa Tos nerviosa ¿qué es y por qué se produce?, es la que está provocada por un factor psicológico como el estrés.

En lo que respecta a la tos seca, existen diferentes causas para su aparición destacando entre éstas el tabaquismo; ciertos irritantes ambientales como el humo, la contaminación, el polvo, o determinadas partículas químicas; enfermedades como la de reflujo gastroesofágico o el asma; o las infecciones víricas como las provocadas por la COVID-19.

En el caso de otras infecciones víricas, como los resfriados, la tos seca suele aparecer una vez los síntomas generales han mejorado. Esto se produce como consecuencia de la irritación de las vías respiratorias producida durante el periodo álgido de la enfermedad, prolongándose la tos durante semanas o incluso meses. [1] [2]

Independientemente de su causa, es importante vigilar la evolución de la tos.

Si ésta persiste en el tiempo será fundamental acudir a los profesionales sanitarios para que puedan realizar una evaluación médica y asignar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Durante la visita, en la que se llevará a cabo un examen físico y en algunos casos pruebas médicas, será importante informar sobre los síntomas que se presenten, problemas médicos previos, medicamentos de los que se esté haciendo uso, así como otros datos de interés como el ser o no ser fumador, para que se pueda establecer el diagnóstico de la forma más adecuada. [3]


Prevención y tratamiento de la tos seca

Una vez conocidas las causas y en qué consiste la tos seca, es importante conocer algunos hábitos que pueden contribuir a su prevención: [2]

  • Mantén la garganta húmeda: consumiendo líquidos de manera frecuente.
  • Elimina los agentes irritantes del entorno: haciendo uso de purificadores de aire y limpiando el polvo con frecuencia.
  • Cuida tu alimentación: evitando los alimentos ácidos, o ricos en grasas, para aquellos casos en los que se padezca la enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Si a pesar de llevar a cabo estas recomendaciones, la tos hace acto de presencia, se pueden poner en práctica algunos consejos que contribuirán a paliar las molestias.

Toma nota:

  • Calma la garganta: haciendo uso de caramelos o productos naturales como la miel.
  • Humedece el aire: los baños de vaho pueden ser muy efectivos para estos casos. También es posible hacer uso de aparatos humidificadores en el hogar o la oficina.
  • Evita el humo del tabaco: tanto si fumas, como si convives con una persona fumadora, evita inhalar el humo del tabaco en todo momento.
  • Prepárate para dormir: colocando varias almohadas que te permitan dormir con la cabeza algo erguida para minimizar las molestias de la tos durante el descanso.

Además, en aquellos casos en los que la tos siga estando presente y ésta sea de carácter leve y puntual, recuerda que es posible hacer uso de productos sanitarios con ingredientes activos de origen 100% natural como la miel, el limón y el eucalipto.

Gracias a sus propiedades, algunos pueden hidratar y proteger las vías respiratorias superiores, calmando la tos y la irritación, además de crear una barrera protectora en la mucosa de la faringe que protege la garganta del contacto de agentes irritantes y microorganismos patógenos.

El farmacéutico, como profesional sanitario, podrá aconsejarte sobre su uso y encontrar la solución que mejor se adapte a tus síntomas y necesidades.

No obstante, si el problema persiste, recuerda que es importante solicitar atención médica.



Bibliografía

  1. What can cause a dry cough? Medical News Today. [Internet] 2022 [Consultado el: 24/10/2022]. Disponible en: https://www.medicalnewstoday.com/articles/324912

  2. Corinne O'Keefe Osborn and Laura Goldman. Dry Cough: What Causes It and How Do You Treat One?  Healthline. [Internet] 2022 [Consultado el 24/10/2022] Disponible en: https://www.healthline.com/health/dry-cough

  3. Chronic cough. Mayo Clinic. [Internet] 2019 [Consultado el: 24/10/2022]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/chronic-cough/diagnosis-treatment/drc-20351580

Últimos artículos

Configuración de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.