Consejos
Infección de garganta: síntomas y tratamiento

Infección de garganta: síntomas y tratamiento

2023-10-13/

Infección de garganta: síntomas y tratamiento

Las infecciones de garganta son una de las patologías más frecuentes del otoño y el invierno. A pesar de ello, no siempre es fácil reconocer y diferenciar las diferentes tipologías y las causas que las provocan.

De ahí que sea importante conocer los síntomas que aparecen en cada caso para poder abordar el problema de la mejor forma posible.


Tipos de infección de garganta

Detrás de una infección de garganta normalmente se encuentran enfermedades causadas por virus, como la gripe o el resfriado común. De manera menos frecuente, estas infecciones también pueden estar ocasionadas por bacterias como los estreptococos.

Entre las más habituales encontramos la laringitis y la faringitis, patologías que a simple vista podrían parecer muy similares pero que podemos diferenciar a través de sus síntomas: [1] [2]

  • Laringitis aguda: suele deberse a infecciones víricas y su síntoma más característico es la disfonía o ronquera Consejos para prevenir y tratar la afonía . Además, también se pueden presentar otros síntomas como la dificultad respiratoria, la tos seca, o la fiebre.
  • Faringitis aguda: Faringitis: causas y tratamiento en adultos, entre el 30% y el 60% de las faringitis se deben a procesos víricos. Éstas suelen presentarse de forma brusca y entre sus principales síntomas se encuentra la sequedad y constricción faríngea, la sensación de quemazón, el carraspeo, e incluso fiebre y dolor de cabeza en los casos más graves.

En el caso de las faringitis bacterianas, que en adultos suelen representar menos de un 10% de los casos, con frecuencia se presentan con fiebre elevada, dolor muy intenso, dificultad para tragar alimentos o saliva e incluso dolor de oídos. También puede ser habitual que se presente malestar, dolor de cabeza, vómitos, o dolor abdominal, observándose placas de color blanco o amarillento en la parte posterior de la faringe. [3]


Tratamiento de las infecciones de garganta

Aunque en la mayor parte de los casos, las infecciones de garganta suelen suponer afecciones leves que se resuelven en pocos días, es importante prestar atención a la evolución de los síntomas ya que en algunos casos sí pueden suponer un riesgo grave para la salud.

En caso de que las molestias se prolonguen en el tiempo, o de tener dudas sobre la causa de la infección, será importante acudir a los profesionales sanitarios para que puedan realizar un diagnóstico y recomendar el tratamiento adecuado para cada caso.

Mientras tanto, será importante tomar ciertas medidas como guardar reposo, no forzar la voz, mantener la garganta hidratada, consumir alimentos reconfortantes, humidificar el ambiente, y evitar agentes irritantes como los del humo del tabaco o los productos químicos.

Además, con el objetivo de disminuir los síntomas, también es posible hacer uso de productos bucofaríngeos con principios activos combinados. Disponibles en formato comprimidos para chupar, éstos actúan complementando la acción antiséptica de la clorhexidina, con la acción antiinflamatoria de la enoxolona en la mucosa bucofaríngea, y la acción anestésica local de la benzocaína, suprimiendo de este modo las molestias típicas producidas por la infección local de la garganta.

Estos productos están disponibles en farmacias, donde podrán aconsejarte sobre su uso y encontrar la solución que mejor se adapte a tus síntomas y necesidades. No obstante, si el problema persiste, es recomendable solicitar atención médica.


Prevención de las infecciones de garganta

Los virus y las bacterias que causan las infecciones de garganta se contagian a través de las partículas que se expulsan al aire por la persona infectada o a través del contacto directo como, por ejemplo, a través de las manos. De ahí que sea muy importante que las personas afectadas permanezcan en casa y extremen las medidas de higiene para evitar contagiar a terceros.

Además, también existen una serie de medidas que pueden contribuir a reducir los factores de riesgo que predisponen a padecer estas infecciones como, por ejemplo: [2]

  • Mantener una dieta sana y equilibrada, rica en vitaminas y minerales que fortalezcan el sistema inmunológico.
  • Beber líquidos con frecuencia para proteger la mucosa frente a agentes patógenos.
  • Dormir las horas recomendadas y evitar el estrés para no debilitar el sistema inmunológico.
  • Evitar los ambientes contaminados, cargados de polución, o agentes químicos.
  • No fumar ni beber alcohol ya que ambas sustancias debilitan las mucosas haciéndolas más vulnerables frente al ataque de agentes infecciosos.



Bibliografía

  1. J. Gamboa Mutuberría, J.A. Sistiaga Suárez, D. Wills Villarraga, T. Rivera Rodrígueza. Enfermedades inflamatorias laríngeas y faríngeas del adulto. National Library of medicine. [Internet] 2012 [Consultado el 31/08/2023]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7143595/

  2. Síntomas de las infecciones de garganta. Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de cabeza y cuello. [Internet] [Consultado el 31/08/2023]. Disponible en: https://seorl.net/sintomas-infecciones-garganta/

  3. Elisabet Font. Faringitis y amigdalitis. Tratamiento etiológico y sintomático. Elsevier. [Internet] 2001 [Consultado el 31/08/2023]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-faringitis-amigdalitis-tratamiento-etiologico-sintomatico-13021226

Últimos artículos

Configuración de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para el seguimiento, análisis y funcionamiento de la web a través del análisis de sus hábitos de navegación. Puede configurar sus preferencias para rechazar o aceptar nuestras cookies. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.

Cookies técnicas - esenciales -

Son necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Sin ellas puede haber problemas en la correcta visualización de la página web.

Cookies analíticas

Son utilizadas para realizar el seguimiento sobre el motor de búsqueda desde el que se ha visitado la web y qué términos de búsqueda se utilizaron para encontrarlo, calculan el tiempo pasado en la web en cada sesión y el número de veces que el usuario ha visitado la página.